Datos personales

Mi foto
LAS LÁGRIMAS SON LA SANGRE DEL ALMA

viernes, 27 de diciembre de 2013

Espera callada...


Estoy soñando, echado,
a tu sombra, en tu tronco suave...
Y me parece
que el cielo, copa tuya,
mece su azul sobre mi alma.




La sombra parece
que te acerca más...
¡Llega por el túnel
de la oscuridad!
Te aguardo escondido...
Nadie te verá...
Parece el silencio
que me acerca más...
¡Voy bajo el palio
de la soledad!
Espera callada...
Nadie me oirá...
Callados, ocultos
-nunca lo sabrán-,
en silencio y sombra
el nido inmortal,
del amor haremos
voz y claridad.




¡Qué dulce esta tierna trama!
Tu cuerpo con mi alma, amor,
y mi cuerpo con tu alma.




¿Es lo tuyo más o menos?
¿Lo mío es menos o es más?
...Sé que yo te doy mi amor,
sé que tu amor me has de dar.
Lo otro, ciego, sordo, mudo,
¿qué importa? Sólo valdrán
las llamas del corazón
para nuestra eternidad.


Hoy os he hecho una selección de Juan Ramón Jimenez espero que os guste este autor, a mi personalmente me gusta bastante. Hasta nuestra próxima cita. 
Feliz Navidad.



lunes, 16 de diciembre de 2013

Amarguras de amor




UN RECUERDO Y UN SUSPIRO

Corazón que no has amado,
tú no sabes el dolor
de un corazón acosado,
carcomido y desgarrado
por amarguras de amor.
No sabes como se llora
con ese llanto que quema,
con la noche y con la aurora,
con ese sol que colora
en la frente un anatema.
Se llora con el placer,
se llora con el pesar,
con el recuerdo de ayer,
y mañana... hay que llorar
si nos ama una mujer.
Tú, velado a la tormenta
de borrascosa pasión,
no sabes como se aumenta,
cómo inflamada revienta
la pena en el corazón.
Cómo le devora eterno
ese esperar indeciso,
cómo abrasa el fuego interno
de tener hoy un infierno
donde estuvo un paraíso.
¡Amar y no ser amado!
¡Sentir y no consentir!
¡Morir viviendo olvidado!
¡Ay, morir de enamorado
y no poderlo decir!...

                                    (José Zorrilla)




EN UN ÁLBUM

Tú vas hacia una orilla
de donde triste vengo,
lo que tú buscas ahora
es, ¡ay!, lo que yo dejo.
Tú vas a ver un alba
que baña de oro el cielo,
y yo a ver un sol mustio
que ya se está poniendo.
Tú vas a sembrar flores
en fértiles terrenos;
yo voy a alzar mi tienda
en áridos desiertos.
Vas a lanzar tu barca
en un océano inmenso;
vas a aplicar al labio
la copa de los sueños.
¡Qué duerma entre las velas
la cólera del viento,
que amor rompa las ondas
al golpe de sus remos!
¡Que, como yo, no tengas
que suplicar al cielo;
que encuentres, ¡ay!, almíbar
donde yo hallé veneno!

                                     (Juan Clemente Zenea)

Hasta nuestra próxima cita. Gracias por visitarme. Animaros a mandarme vuestras historias, de lo contrario este blog no tiene mucho sentido. Os espero.


martes, 10 de diciembre de 2013

Tú eres todo


CANCIÓN DE AMOR

Cuando ya nada pido
y casi nada espero
y apenas puedo nada
es cuando más te quiero.

                                  (José Coronel Urtecho)




CANTOS RODADOS

Yo quiero lo que tú quieres.
Tú quieres lo que yo quiero.
Y ninguno de los dos
sabemos lo que queremos.
Tú eres todo y eres nada.
Todo, si tu voz se enciende.
nada, si tu voz se apaga.
¿Qué importa que el corazón
pueda tener sus razones
cuando no tiene razón?
Tu querer era mi muerte.
No lo quise saber
por no dejar de quererte.
No es que tú me hallas dejado,
es que te has ido de un sueño
en el que yo me he quedado.
Todos morimos de amor,
queriéndolo o sin quererlo.
morir no es perder la vida:
morir es perder el tiempo.
                                      
                                               (José Bergamín)




COMO UN PÁJARO

Como un pájaro herido
venía tu tristeza,
sus pobres alas mustias
sosteniéndote el alma.
Había un aire azul
con un cielo sin fondo
para volar...
¡Y el pájaro
leve de tu tristeza
voló a mi corazón
porque tú me querías!

                                      (José Luis Hidalgo)

Espero que os guste la selección de hoy. Hasta nuestra próxima cita. 





sábado, 7 de diciembre de 2013

Miedo




ESA FLOR INSTANTÁNEA

Miedo a perderse ambos
vivir uno sin otro:
miedo a estar alejados
en el viento en la niebla
en los pasos del día
en la luz del relámpago
en cualquier parte. Miedo
que les hace abrazarse
unirse en este aire
que ahora juntos respiran.
Y se buscan y buscan
esa flor instantánea
que cuando se consigue
se deshace en un soplo
y hay que ir a encontrar otras
en el jardín umbrío.
Miedo; bendito miedo
que propicia el deseo
la agonía y el rapto
de los que mueren juntos
y resucitan luego.




UN OLOR A LLUVIA

Que no puedan saberlo
que nada le pregunten.
¡Ah qué noche tan breve
contra todos los días
que han de seguir después!
Si todo se borrara
y no hubiese memoria
de estas horas terribles
y claras ni el sabor
de la miel en la boca;
si sus dedos de ciega
pudieran encontrarle
en un cuerpo que no ama
todo resultaría
como un olor a lluvia
que el aire se llevara
de un jardín que no existe.

Aquí tenéis otros dos poemas de Goytisolo (al parecer tenía unos cuantos guardados). Espero que estos también os gusten. Hasta nuestra próxima cita.




jueves, 5 de diciembre de 2013

Su corazón caía y ahora vuela




LA TERNURA ÚLTIMA

Tal fuego sofocado que se aviva
por él arde, por él.
Toda la noche se llenó de aroma
por él siente, por él.
Su corazón caía y ahora vuela
por él late, por él.
Vendrá el amanecer de gallo en gallo
por él vela por él.
Sus ojos se entristecen de repente
por él teme por él.
Hombre que ignoras la ternura última:
por ti llora por ti.




AL OTRO LADO DEL ESPEJO

Desearía estar con él
al otro lado del espejo
por resultar así los dos
espectadores de sí mismos
de su deleite y ademanes
de su antojo y su privación.
Desearía estar con él
al otro lado de la sombra
en donde todas las palabras
se confunden en una música
que rodea a los que se aman 
de armoniosa sonoridad.
Desearía estar con él
al otro lado de la vida
de la edad y del desengaño
fijos los dos como el lienzo
de Apolo y Dafne: ella hecha árbol
y él aferrado a su pasión.




Aquí os dejo otros dos poemas de Goytisolo para que los disfrutéis. Espero que os gusten. Hasta nuestra próxima cita. ¡Espero vuestras historias y vuestros poemas!




miércoles, 4 de diciembre de 2013

Lugares perdidos




POR RINCONES DE AYER

En lugares perdidos
contra toda esperanza
te buscaba.
En ciudades sin nombre
por rincones de ayer te busqué.
En horas miserables
entre la sombra amarga
te buscaba.
Y cuando el desaliento
me pedía volver
te encontré.




NADA MÁS

El aire de los chopos
y vuelvo a recordar.
En un día de marzo
te fuiste. Nada más.
Una sonrisa tuya
o un gesto. Claridad
como la de tus ojos
no he visto. Nada más.
Luego días de ira,
dolor y adversidad.
Y en medio de la noche
tu estrella. Nada más.
Por su fulgor perenne
contra la eternidad
te ofrezco unas palabras
de amor. Y nada más.




COMO LA HIEDRA

Como la hiedra que ahoga
rodeabas mi vida.
Soledad vi en tus hojas
una sombra que alivia.
No me di cuenta entonces
de tu anhelo insaciable.
Crecías y crecías
sin llegar a dañarme.
Tiempo y sangre me cuesta
romper tu fuerza loca.
Soledad es tu abrazo
como hiedra que ahoga.

                                      (José Agustín Goytisolo)

Todos los poemas de la entrada son del mismo autor. Espero que os gusten.




sábado, 30 de noviembre de 2013

Inventar la verdad


MIRA SI SERÉ TORPE...

Mira si seré torpe
que ni siquiera siento
la cicatriz.
Mira si seré pobre
que me basta tu sueño
para vivir.
Mira si seré joven
que todavía espero
algo de ti.

                                (Javier Egea)




INVENTAR LA VERDAD

Pongo el oído atento al pecho,
como, en la orilla, el caracol al mar.
Oigo mi corazón latir sangrando
y siempre y nunca igual.
Sé por qué late así, pero no puedo
decir por qué será.
Si empezara a decirlo con fantasmas
de palabras y engaños al azar,
llegaría, temblando de sorpresa,
a inventar la verdad:
¡Cuando fingí quererte, no sabía
que te quería ya!

                                                   (Javier Villarrutia)

viernes, 29 de noviembre de 2013

Me estás enseñando amar


Y,¿Por qué de mi vista has de esconderte;
por qué no has de venir si yo te llamo?
¡Porque quiero mirarte, quiero verte
y tengo que decirte que te amo!




ME ESTÁS ENSEÑANDO

Me estás enseñando a amar.
Yo no sabía.
Amar es no pedir, es dar
noche tras día.
La noche ama al día, el Claro
ama a la oscura.
Qué amor tan perfecto y tan raro.
Tú mi ventura.
El Día a la Noche, alza, besa
sólo un instante.
La Noche al Día -alba, promesa-
beso de amante.
Me estás enseñando a amar.
Yo no sabía.
Amar es no pedir, es dar.
Mi alma vacía.




Preguntas ¿Qué es amor? Es un deseo
en parte terrenal y en parte santo:
Lo que no sé expresar cuando te canto,
Lo que yo sé sentir cuando te veo.

                                                               (Gerardo Diego)

Los tres poemas son del mismo autor. Espero que os gusten tanto como a mí.



jueves, 28 de noviembre de 2013

Adiós


Aquel día -estoy seguro-
me amaste con toda el alma.
Yo no sé por qué sería.
Tal vez porque me marchaba...

Adiós, adiós... -Me entregaste
tu mano suave y rosada,
y, entre mis dedos, tu mano,
fría de emoción temblaba.
...Sentí el roce de un anillo
como una promesa vaga...




SUEÑOS

Anoche soñé contigo.
Ya no me acuerdo que era.
Pero tú aún eras mía,
eras mi novia. Que bella
mentira. Las blancas alas
del sueño nos traen, nos llevan
por un mundo de imposibles,
por un cielo de quimeras.
El sueño es algo tan lánguido,
tan sin forma, tan de nieblas...
¡Quién pudiera soñar siempre!
Dormir siempre.¡Quién pudiera!
¡Quién pudiera ser tu novio
en un sueño eterno y dulce,
blanco como las estrellas!...

ROSA MÍSTICA

Era ella
Y nadie lo sabía.
Pero cuando pasaba
los árboles se arrodillaban.
Anidaba en sus ojos
el Ave María.
Y en su cabellera 
se trenzaban las letanías.
Era ella. Era ella.
Me desmayé en sus manos
como una hoja muerta
sus manos ojivales
que daban de comer a las estrellas.
Por el aire volando
romanzas sin sonido.
Y en su almohada de pasos
me quedé dormido.

                                                 (Gerardo Diego)

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Ella



ERA UNA VEZ

Era una vez un hombre que amaba a una mujer.
El hombre era poeta y ella no lo sabía;
apasionadamente la amaba. Le atraía
su profunda mirada, su terco enmudecer.
Y en una noche íntima, sin poder contener
su ardor, habló por fin: -”Tu amor, amada mía,
prendió en mí la celeste llama de la poesía.
Oh, que maravilloso poema voy a hacer”.
Cuando después sus versos le recitó el poeta,
ella, que le escuchaba pensativa e inquieta,
sonrió amargamente y, lenta, se alejó.
El la miraba atónito: -”¿por qué me dejas, di?
Y sin volverse, lejos, le contestó ella asi:
-”Eres poeta... Sueña. ¿Que falta te hago yo?”.


ELLA

¿No la conocéis? Entonces
imaginadla, soñadla.
¿Quién será capaz de hacer
el retrato de la amada?
Yo sólo podría hablaros
vagamente de su lánguida
figura, de su aureola
triste, profunda y romántica.
Os diría que sus trenzas
rizadas sobre la espalda
son tan negras que iluminan
en la noche. Que cuando anda,
no parece que se apoya,
flota, navega, resbala...
Os hablaría de un gesto
muy suyo..., de sus palabras,
a la vez desdén y mimo,
a un tiempo reproche y lágrimas,
distantes como en un éxtasis,
como en beso cercanas...
Pero no: cerrad los ojos,
imaginadla, soñadla,
reflejada en el cambiante
espejo de vuestra alma.

                                        (Gerardo Diego)


martes, 26 de noviembre de 2013

Amor ciego




QUIEN  LIBRE  ESTÁ, NO  VIVA  DESCUIDADO

Quien libre está, no viva descuidado,
que  en un instante puede estar cautivo,
y el corazón helado y más esquivo
tema de estar en llamas abrasado.
Con la alma del soberbio y elevado
tan áspero es amor y vengativo,
que quien sin él presume de estar vivo,
por él con muerte queda atormentado.
Amor, que a ser cautivo me condenas,
Amor que enciendes fuegos tan mortales,
tú que mi vida afliges y maltratas:
maldigo desde ahora tus cadenas,
tus llamas y tus flechas, con las cuales
me prendes, me consumes, y me matas.

NO  ES CIEGO AMOR,  MAS YO  LO  SOY, QUE  GUÍO...

No es ciego amor, mas yo lo soy, que guío
mi voluntad camino del tormento;
no es niño Amor, mas yo, que en un momento
espero y tengo miedo, lloro y rio.
Nombrar llamas de Amor es desvarío
su fuego es el ardiente y vivo intento,
sus alas son mi altivo pensamiento
y la esperanza vana en que me fío.
No tiene Amor cadenas, ni saetas,
para aprehender y herir libres y sanos,
que en él no hay más poder del que le damos.
Porque es Amor mentira de poetas,
sueño de locos, ídolo de vanos:
mirad que negro Dios al que adoramos.

                                                                 (Gaspar Gil Polo)

lunes, 25 de noviembre de 2013

Canciones para la soledad



CANCIONES PARA LA SOLEDAD

Tú no sabes, no sabes
cómo duele mirarla.
Es un dolor pequeño
de caricias de plata.
Un dolor como un árbol
seco por la mañana.
Un dolor sin orilla
para dormir el agua.
Un dolor como el rastro
de la nube que pasa.
Tú no sabes, no sabes
cómo duele mirarla.

                                        (Eugenio FLORIT)


APARTE

Sigue para todos
desdeñosa y fría,
y que un vago ensueño
sea el único dueño
de tu fantasía.
Me miras, y callas,
con rostro risueño;
en tu rostro cándido
que cosas diría
si no fuese un loco
e imposible empeño
que yo fuese tuyo
y tú fueses mía.

                                     (Francisco A. de Icaza)