Datos personales

Mi foto
LAS LÁGRIMAS SON LA SANGRE DEL ALMA

sábado, 30 de noviembre de 2013

Inventar la verdad


MIRA SI SERÉ TORPE...

Mira si seré torpe
que ni siquiera siento
la cicatriz.
Mira si seré pobre
que me basta tu sueño
para vivir.
Mira si seré joven
que todavía espero
algo de ti.

                                (Javier Egea)




INVENTAR LA VERDAD

Pongo el oído atento al pecho,
como, en la orilla, el caracol al mar.
Oigo mi corazón latir sangrando
y siempre y nunca igual.
Sé por qué late así, pero no puedo
decir por qué será.
Si empezara a decirlo con fantasmas
de palabras y engaños al azar,
llegaría, temblando de sorpresa,
a inventar la verdad:
¡Cuando fingí quererte, no sabía
que te quería ya!

                                                   (Javier Villarrutia)

viernes, 29 de noviembre de 2013

Me estás enseñando amar


Y,¿Por qué de mi vista has de esconderte;
por qué no has de venir si yo te llamo?
¡Porque quiero mirarte, quiero verte
y tengo que decirte que te amo!




ME ESTÁS ENSEÑANDO

Me estás enseñando a amar.
Yo no sabía.
Amar es no pedir, es dar
noche tras día.
La noche ama al día, el Claro
ama a la oscura.
Qué amor tan perfecto y tan raro.
Tú mi ventura.
El Día a la Noche, alza, besa
sólo un instante.
La Noche al Día -alba, promesa-
beso de amante.
Me estás enseñando a amar.
Yo no sabía.
Amar es no pedir, es dar.
Mi alma vacía.




Preguntas ¿Qué es amor? Es un deseo
en parte terrenal y en parte santo:
Lo que no sé expresar cuando te canto,
Lo que yo sé sentir cuando te veo.

                                                               (Gerardo Diego)

Los tres poemas son del mismo autor. Espero que os gusten tanto como a mí.



jueves, 28 de noviembre de 2013

Adiós


Aquel día -estoy seguro-
me amaste con toda el alma.
Yo no sé por qué sería.
Tal vez porque me marchaba...

Adiós, adiós... -Me entregaste
tu mano suave y rosada,
y, entre mis dedos, tu mano,
fría de emoción temblaba.
...Sentí el roce de un anillo
como una promesa vaga...




SUEÑOS

Anoche soñé contigo.
Ya no me acuerdo que era.
Pero tú aún eras mía,
eras mi novia. Que bella
mentira. Las blancas alas
del sueño nos traen, nos llevan
por un mundo de imposibles,
por un cielo de quimeras.
El sueño es algo tan lánguido,
tan sin forma, tan de nieblas...
¡Quién pudiera soñar siempre!
Dormir siempre.¡Quién pudiera!
¡Quién pudiera ser tu novio
en un sueño eterno y dulce,
blanco como las estrellas!...

ROSA MÍSTICA

Era ella
Y nadie lo sabía.
Pero cuando pasaba
los árboles se arrodillaban.
Anidaba en sus ojos
el Ave María.
Y en su cabellera 
se trenzaban las letanías.
Era ella. Era ella.
Me desmayé en sus manos
como una hoja muerta
sus manos ojivales
que daban de comer a las estrellas.
Por el aire volando
romanzas sin sonido.
Y en su almohada de pasos
me quedé dormido.

                                                 (Gerardo Diego)

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Ella



ERA UNA VEZ

Era una vez un hombre que amaba a una mujer.
El hombre era poeta y ella no lo sabía;
apasionadamente la amaba. Le atraía
su profunda mirada, su terco enmudecer.
Y en una noche íntima, sin poder contener
su ardor, habló por fin: -”Tu amor, amada mía,
prendió en mí la celeste llama de la poesía.
Oh, que maravilloso poema voy a hacer”.
Cuando después sus versos le recitó el poeta,
ella, que le escuchaba pensativa e inquieta,
sonrió amargamente y, lenta, se alejó.
El la miraba atónito: -”¿por qué me dejas, di?
Y sin volverse, lejos, le contestó ella asi:
-”Eres poeta... Sueña. ¿Que falta te hago yo?”.


ELLA

¿No la conocéis? Entonces
imaginadla, soñadla.
¿Quién será capaz de hacer
el retrato de la amada?
Yo sólo podría hablaros
vagamente de su lánguida
figura, de su aureola
triste, profunda y romántica.
Os diría que sus trenzas
rizadas sobre la espalda
son tan negras que iluminan
en la noche. Que cuando anda,
no parece que se apoya,
flota, navega, resbala...
Os hablaría de un gesto
muy suyo..., de sus palabras,
a la vez desdén y mimo,
a un tiempo reproche y lágrimas,
distantes como en un éxtasis,
como en beso cercanas...
Pero no: cerrad los ojos,
imaginadla, soñadla,
reflejada en el cambiante
espejo de vuestra alma.

                                        (Gerardo Diego)


martes, 26 de noviembre de 2013

Amor ciego




QUIEN  LIBRE  ESTÁ, NO  VIVA  DESCUIDADO

Quien libre está, no viva descuidado,
que  en un instante puede estar cautivo,
y el corazón helado y más esquivo
tema de estar en llamas abrasado.
Con la alma del soberbio y elevado
tan áspero es amor y vengativo,
que quien sin él presume de estar vivo,
por él con muerte queda atormentado.
Amor, que a ser cautivo me condenas,
Amor que enciendes fuegos tan mortales,
tú que mi vida afliges y maltratas:
maldigo desde ahora tus cadenas,
tus llamas y tus flechas, con las cuales
me prendes, me consumes, y me matas.

NO  ES CIEGO AMOR,  MAS YO  LO  SOY, QUE  GUÍO...

No es ciego amor, mas yo lo soy, que guío
mi voluntad camino del tormento;
no es niño Amor, mas yo, que en un momento
espero y tengo miedo, lloro y rio.
Nombrar llamas de Amor es desvarío
su fuego es el ardiente y vivo intento,
sus alas son mi altivo pensamiento
y la esperanza vana en que me fío.
No tiene Amor cadenas, ni saetas,
para aprehender y herir libres y sanos,
que en él no hay más poder del que le damos.
Porque es Amor mentira de poetas,
sueño de locos, ídolo de vanos:
mirad que negro Dios al que adoramos.

                                                                 (Gaspar Gil Polo)

lunes, 25 de noviembre de 2013

Canciones para la soledad



CANCIONES PARA LA SOLEDAD

Tú no sabes, no sabes
cómo duele mirarla.
Es un dolor pequeño
de caricias de plata.
Un dolor como un árbol
seco por la mañana.
Un dolor sin orilla
para dormir el agua.
Un dolor como el rastro
de la nube que pasa.
Tú no sabes, no sabes
cómo duele mirarla.

                                        (Eugenio FLORIT)


APARTE

Sigue para todos
desdeñosa y fría,
y que un vago ensueño
sea el único dueño
de tu fantasía.
Me miras, y callas,
con rostro risueño;
en tu rostro cándido
que cosas diría
si no fuese un loco
e imposible empeño
que yo fuese tuyo
y tú fueses mía.

                                     (Francisco A. de Icaza)

Despedida




DESPEDIDA

Te vas y yo me quedo para siempre conmigo.
una quietud de árbol nace por mi cintura.
Te vas como una sombra, reptando la llanura,
herida por las uñas larguísimas del trigo.
Amiga mía fuiste cuando yo fui tu amigo,
guardamos equilibrio de pasión y ternura;
pero el amor se añeja cuando el amor perdura:
ni me arrastra tu marcha ni ha quererme te obligo.
Te vas y yo me quedo como siempre, contento.
La brisa da en mis ojos caricias y arañazos
y poco a poco surge la redondez del llanto.
Te vas y no me importa. Sí me importa. Lo siento.
Se ha quedado vacío el hueco de mis brazos
y un ruiseñor de piedra ha crecido en mi canto.

                                                                                (Enrique Morón)

sábado, 23 de noviembre de 2013

Mi historia, 2ª Parte "Nuestro primer encuentro"





Creo que el destino propició nuestro primer encuentro. Una fuerza superior me retuvo a su lado, me dejó bloqueada, incapaz de moverme y sin poder hacer otra cosa ya más que entablar una conversación con él. 

En cada palabra me transmitía una cercanía indescriptible, era como si nos conociésemos desde siempre, como si no fuese un principio sino una continuidad. 

Me gustó mucho hablar con él aunque sólo fuese por poco más de media hora. Sentí una familiaridad poco común. 

Esta sensación me resultaba tan desconcertante porque yo soy una persona a la que le cuesta mucho coger confianza con gente a la que acabo de conocer y aunque no era su caso ya que le conocía hacía tiempo, si es cierto que era la primera vez que estábamos tan cerca hablando.

A él también se le veía muy relajado y tranquilo y me hablaba como si fuésemos amigos de toda la vida y me contaba cosas de su día a día con total confianza.

No me apetecía para nada bajarme del autobús, me habría gustado que el trayecto hubiese durado mucho más. 

Mi vida por aquel entonces era un caos y bastante triste, pero sin embargo los pequeños ratos que pasaba a su lado, toda esa oscuridad y tristeza desaparecían por arte de magia aunque sólo fuese por unos minutos, esos breves momentos que pasaba junto a él. Le daba una paz inmensa a mi corazón. Era como una pequeña antorcha en mi oscuridad. Me hacía reír, me hacía olvidar mi triste realidad. Me hacía sentir increíblemente bien.

Cada día que podía cogía su autobús para pasar un rato con él, que  aunque resultaba de lo más breve, para mí eran momentos muy especiales, me daba mucha tranquilidad estar cerca de él.

Un buen día las cosas dieron un giro inesperado entre los dos, fue algo que no esperaba pero que en el fondo deseaba...


viernes, 22 de noviembre de 2013

Risas amargas


RISAS AMARGAS

Una tarde de octubre, pensativa
te vi cruzar el bosque solitario.
¡Hondo pesar de tu alma enamorada
ibas tal vez llorando!
Al hallarte conmigo, sonreíste,
queriendo disfrazar tu cuita amarga;
pero ¡ay! que tu sonrisa
era mucho más triste que tus lágrimas.

                                                          (Emilio Carrere)




VIENES A MÍ...

Vienes a mí, te acercas y te anuncias
con tan leve rumor, que mi reposo
no turbas, y es un canto milagroso
cada una de las frases que pronuncias.
Vienes a mí, no tiemblas, no vacilas,
y hay al mirarnos atracción tan fuerte,
que lo olvidamos todo, vida y muerte,
suspensos en la luz de tus pupilas.
Y mi vida penetras y te siento
tan cerca de mi propio pensamiento
y hay en la posesión tan honda calma,
que interrogo al misterio en que me abismo
si somos dos reflejos de un ser mismo,
la doble encarnación de una sola alma.

                                               (Enrique González Martínez)





No puedo encontrarte




NO SÉ COMO MIRAR PARA ENCONTRARTE...

No sé como mirar para encontrarte,
horizonte de amor en que me excito,
distancia sin medida donde habito
para matar las ansias de tocarte.
No sé como gritar para llamarte
en medio de mis siglos de infinito,
donde nace el silencio de mi grito
movido por la sangre de buscarte.
Mirar sin que te alcance la mirada,
sangrar sin la presencia de una herida,
llamarte sin oírme la llamada;
y atado al corazón que no te olvida
ser un muerto que tiene por morada
mi cuerpo que no vive sin tu vida.
                                                                
                                                             (Elías Nandino)

jueves, 14 de noviembre de 2013

Mi historia, 1ª Parte "El comienzo"




Si hubiese podido elegir seguramente no me habría enamorado de él, pero desde cuando se puede elegir en el amor. Cuando más tranquilos estamos y menos lo esperamos nos damos de bruces contra él.

No fue un amor a primera vista, ni siquiera a segunda. Si he de ser sincera ni tan siquiera

miércoles, 13 de noviembre de 2013

No dejo de pensar en ti


No podía ni mirarla :
tenía miedo de verla
y de mirarme después
vacío de su mirada.

                                 (Cesar Gonzalez Ruano)




LOS MEJORES OJOS

Ojos azules hay bellos,
hay ojos pardos que hechizan
y ojos negros que electrizan
con sus vívidos destellos.
Pero, fijándose en ellos,
se encuentra que, en conclusión,

lunes, 11 de noviembre de 2013

Amarte todavía




NO ES EL AMOR ETERNO

Si el amor es pasión, será fugaz.
Como el volcán que irrumpe violento
y arrasa y quema y mata en un momento
y luego, ya calmado, duerme en paz.
El amor, como el fruto, no es capaz
de quedarse en el árbol si madura.
Dura el amor lo que el deseo dura,
que aunque de amor parece que se muere,
es amor una flecha que nos hiere
y la herida de amor el tiempo cura.

                                                               (Carlos Reviejo)

viernes, 8 de noviembre de 2013

No puedo vivir sin ti




NI VIVIR PUEDO EN TU AUSENCIA...

Ni vivir puedo en tu ausencia,
ni vivo cuando te veo,
ni es del mundo este deseo
que consume mi existencia.
Nieve soy en tu presencia
y volcán lejos de ti,
y es que tienes sobre mí
tal poder, que dudé al verte
si era el amor o la muerte
lo que en el alma sentí...
¿Cómo vivir en tu ausencia,
si no merezco el infierno,
que el deseo es fuego eterno
y yo mortal existencia?
¡Si he perdido la conciencia
del tiempo y de mi razón,
si es la vida mi prisión!
¿De qué sirve el albedrío,
si yo ya no tengo mío
ni mi propio corazón?
¡Si pienso con tu razón,
si respiro con tu aliento,
si el tuyo y mi pensamiento
fundió en uno la pasión,
si duda mi corazón
donde su huésped anida;
si dudé en la despedida
entre quedarme o partir,
porque no sé definir
cuál es tu vida o mi vida!...

                                 (Blanca de los Ríos)

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Si no te conozco no he vivido




AMOR OSCURO

Si para ti fui sombra
cuando cubrí tu cuerpo,
si cuando te besaba
mis ojos eran ciegos,
sigamos siendo noche,
como la noche inmensos,
con nuestro amor oscuro,
sin límites, eterno...
Porque a la luz del día
nuestro amor es pequeño.

                                                   (Manuel ALTOLAGUIRRE)

lunes, 4 de noviembre de 2013

Mis Poemas 3




Tus besos le pertenecen a ella
            a mí ya no, ya no más.
            Tus labios pronuncian un nombre
            que no es el mío.
            Tu corazón palpita al escuchar su voz,
            la mía ya no.
            Tu alma camina junto a ella,
            mi camino está desierto
            y aunque te busco no te encuentro.
            En tus pensamientos
            están sus recuerdos
            los míos se los llevó el viento.
            Cómo hacer para olvidar lo inolvidable,
            si estás tatuado en mi piel,
            si cada lágrima refleja tus ojos,
            si en el aire que llega, te respiro,
            si es por ti que vivo.
            Qué fácil te ha resultado olvidar
            que poco te duele perderme,
            pero yo te amo con el alma

domingo, 3 de noviembre de 2013

Mis Poemas 2




        "La noche cae lentamente en mi alma"

            El misterio de tus ojos me embrujó
            la noche que te conocí.
            Entraste en mi vida sin avisar,
            poniendo en mi corazón
            tu sello de eternidad.
            Tus dulces palabras resuenan en mi mente
            y en mí siempre permanecen.
            La noche cae lentamente y la idea de no tenerte,
            golpea mi alma fuertemente.
            La soledad es mi única aliada,
            y el vacío de no tenerte, me amenaza.
            Todo cuanto deseo,
            es despertar entre tus brazos al alba,
            y besar tus labios dulcemente
            al llegar la mañana.
            La noche cae lentamente...

                        ... lentamente en mi alma.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Mis Poemas



Todo tiene un principio
y un final.
Todo nace y muere.
Pero la esencia
del verdadero amor
perdura para siempre.