Datos personales

Mi foto
LAS LÁGRIMAS SON LA SANGRE DEL ALMA

miércoles, 26 de febrero de 2014

Estar juntos todo el tiempo




No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría


palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo

tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto


nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa

sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía

pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro

y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido

y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.

                                                   (Mario Benedetti)






Quiero que sepas
una cosa.

Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja 
del lento otoño en mi ventana, 
si toco
junto al fuego 
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña, 
todo me lleva a ti, 
como si todo lo que existe, 
aromas, luz, metales, 
fueran pequeños barcos que navegan 
hacia las islas tuyas que me aguardan.

Ahora bien,
si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.

Si de pronto
me olvidas
no me busques, 
que ya te habré olvidado.

Si consideras largo y loco
el viento de banderas
que pasa por mi vida
y te decides
a dejarme a la orilla
del corazón en que tengo raíces,
piensa
que en ese día,
a esa hora
levantaré los brazos
y saldrán mis raíces
a buscar otra tierra.

Pero
si cada día,
cada hora
sientes que a mí estás destinada 
con dulzura implacable. 
Si cada día sube 
una flor a tus labios a buscarme, 
ay amor mío, ay mía, 
en mí todo ese fuego se repite, 
en mí nada se apaga ni se olvida, 
mi amor se nutre de tu amor, amada, 
y mientras vivas estará en tus brazos 
sin salir de los míos.

                                                             (Pablo Neruda)






Tengo una gran ternura y un gran
deseo de ti. Es inútil esperarte, no
estás, no llegas. Tengo que escribirte
estas cosas cuando quisiera no
escribirte ni decirte nada, sino
abrazarte y besarte en silencio, y
mirarte, y sentirte a mi lado y estar
juntos no más, así, todo el tiempo. 

                                                                                       (Jaime Sabines)


Espero que os guste la selección de poemas que os he elegido hoy y que disfrutéis mucho leyéndolos e incluso se lo dediquéis a vuestro amorcito. Sed felices. Hasta nuestra próxima cita.







No hay comentarios:

Publicar un comentario